Oncología veterinaria

Cirugía Oncológica

Cirugía oncológica veterinaria

La cirugía oncológica consiste en extirpar el tumor y el tejido que lo rodea en todos sus márgenes (laterales y profundos). La cirugía es actualmente una modalidad extremadamente efectiva para el tratamiento del cáncer en gatos y cáncer en perros.

Permite no solo la extirpación de la lesión y su margen, sino que además permite diagnosticar el cáncer o conocer sus relaciones cuando no se logra con imágenes, permite recuperar el aspecto o las funciones del cuerpo y aliviar efectos secundarios. En la cirugía convencional, el cirujano realiza incisiones a través de la piel, del músculo algunos casos, del hueso. Y luego se realiza el cierre o la reconstrucción para resolver el defecto generado. Estas técnicas podrían acelerar la recuperación y reducir el dolor después de la cirugía. En los casos en que el cirujano no puede extirpar el tumor entero. Se realiza la citorreducción quirúrgica para extirpar la mayor cantidad posible de tumor. Y continuar luego con otros tratamientos, como la radioterapia, electroquimioterapia o quimioterapia. La cirugía paliativa alivia los efectos secundarios causados por un tumor. Mejora en gran medida la calidad de vida de los pacientes con cáncer avanzado o diseminado. La cirugía también se realiza para reducir el riesgo de aparición de cáncer. Por ejemplo, la castración para evitar la neoplasia testicular en el macho o en las hembras antes del primer o segundo celo, para disminuir el riesgo de cáncer de mama.